martes, 17 de enero de 2012

AÑO NUEVO, ¿Vida nueva?

Bueno, pues ya estamos en el 2012, de hecho ya llevamos 15 días, ¿cómo os va?, ¿habéis hecho la lista de propósitos o ya habéis empezado con ella?
Nos solemos enfrentar al inicio de un nuevo ciclo como a un libro en blanco, en el que tenemos la firme intención de escribir sin tachones, sin repetir los errores del pasado.
Para empezar con buen pie, sería conveniente pararnos en seco. Darnos un tiempo para analizar y reflexionar sobre nuestra vida, nuestros hijos...

Ordenar nuestras prioridades y darles a las cosas que realmente nos importan el lugar que se merecen. Ver cuáles son las "interferencias" (si es que las hay), cosas prescindibles que nos roban nuestro tiempo e impiden dedicarnos a lo que verdaderamente merece la pena (pasar tiempo con nuestros hijos, por ejemplo)
Hacer una lista de propósitos puede ser motivador, pero sin perder de vista nuestra propia realidad, lo único que lograremos marcándonos objetivos inalcanzables es frustrarnos.
Es importante organizarse y, sobre todo, centrarnos, intentar dedicarnos a una sola cosa de cada vez; en la sociedad estresante y falta de tiempo en la que vivimos se promociona lo "multitarea" y en un alto porcentaje lo que conseguimos es no realizar ninguna de las tareas suficientemente bien, además probablemente nos estemos perdiendo la satisfacción de un trabajo bien hecho y, sobre todo, de disfrutar del proceso.
Hablando de nuestros niños, podemos tener la sensación de que por estar con ellos ya es bastante, a pesar de que muchas veces no les prestamos la suficiente atención, ya que estamos ocupados haciendo otras cosas, leyendo, trabajando, viendo la tele,...
Así que para acabar este post tan "típico" os quiero hacer una propuesta para vuestra lista:
Intentar dedicarle a nuestros niños un ratito en exclusiva (a poder ser cada día); no hace falta que sean dos horas seguidas, compartir un juego, una lectura o una buena conversación, por ejemplo, nos va a proporcionar unos momentos muy agradables, una mejor relación con nuestros hijos y nos servirá para conocernos mutuamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada