jueves, 22 de diciembre de 2011

LA TRANQUILIDAD

Desde luego no pretendo ser la primera en resaltar la importancia de la calma, la tranquilidad y la paciencia a la hora de criar y educar a nuestros niños (y en la vida, en general), pero nunca viene mal recordarlo, para tenerlo bien presente.

Todo esto viene porque me ha pasado una cosa muy ilustrativa con mi pequeñín (tiene 14 meses), le asusta la ducha, cuando se baña con su hermano y cojo el "teléfono" para lavarle el pelo, le entra el histerismo, se pone de pie para huir de la bañera, yo tengo miedo de que se resbale y lo vuelvo a sentar, él llora, el hermano grita y todo es un desastre...

Pero el otro día hubo cambio en la rutina, su hermano se duchó antes, así que el baño del pequeñajo fue distinto, él solito, con una cierta calma, sin prisas y sin los juegos movidos de su hermano. 

En esto llegamos a la parte de lavar la cabeza, al ver mi maniobra, se empieza a poner nervioso, entonces se me ocurre "mira, intenta coger el agua" y le dejo el "teléfono" a su altura para que juegue; oye, ¡qué alegría más grande!, se paso un buen rato intentando coger con sus deditos los chorros de agua, yo le mojaba los brazos, el cuerpo y de vez en cuando, aprovechaba para mojarle y lavarle el pelo, y... ¡ni un lloro!.

Esta anécdota ha reforzado mi convencimiento de que cuando estamos tranquilos podemos "escuchar" a nuestros hijos y de esta forma, entender cuál es la mejor manera de llegar a ellos. 
Muchas veces, con nuestras prisas nos bloqueamos (no nos damos cuenta de lo que estamos haciendo) y también bloqueamos a nuestros niños, al meterles prisa no solemos conseguir mucho más que que se pongan nerviosos.

Si nos tomamos las cosas con calma, teniendo tiempo (algo muy difícil en esta sociedad hiperestresada) lo podemos emplear para guiarles en su aprendizaje, redescubrir las cosas juntos y, sobre todo, disfrutar con el proceso.

A raíz de esto he encontrado un movimiento que parece interesante: la "slow family". Aquí os dejo el enlace a su Manifiesto (viene en inglés y, a continuación, en español).

Y para despedirme por hoy, una canción que me ha parecido muy apropiada

Feeling Groovy (59th St. Bridge Song) Simon & Garfunkel


Slow down, you move too fast, you've got to make the morning last
Just kickin' down the cobble-stones, lookin' for fun and feelin'groovy

Feeling groovy

Hello lamp-post, what's cha knowin', I've come to watch yourflowers growin'
Ain't cha got no rhymes for me, do-it-do-do-do, feelin' groovy

Feeling groovy

I've got no deeds to do, no promises to keep
I'm dappled and drowsy and ready to sleep
Let the morning time drop all its petals on me
Life, I love you, all is groovy

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada