jueves, 20 de marzo de 2014

Hábitos de Estudio

¿Por qué tienen importancia los hábitos y las rutinas? ¿Por qué somos tan pesados recordándolo contínuamente?
Las rutinas son repeticiones de conductas. Mediante ellas adquirimos hábitos, y ¿para qué nos sirven los hábitos? para facilitarnos la vida, automatizamos cuestiones "secundarias" para ocuparnos de otras más importantes. Además nos dan seguridad, tranquilidad (sobre todo en el caso de los niños), sabemos qué es lo que va a pasar a continuación.
Cuando nos levantamos por la mañana y tenemos nuestro hábito, nuestras rutinas de asearnos, vestirnos y desayunar, no estamos pensando contínuamente qué nos toca hacer a continuación, sino que lo hacemos de forma mecánica en su mayor parte, eso libera nuestra mente, es más práctico, más eficiente que tener que pensar todas y cada una de las cosas que hacemos.
En el caso que nos ocupa, el estudio, es importante que los niños, mediante rutinas, repetición, adquieran unos hábitos correctos de estudio, para de esa manera facilitarles la tarea. Al principio va a costar, será un esfuerzo grande, pero a medida que se consolidan los hábitos, les costará menos. Y cuanto antes empecemos (dentro de unos límites, lógicamente) más fácil resultará construir esos hábitos.
Como ya vísteis en el esquema de la entrada inicial, vamos a hablar de 4 aspectos importantes a la hora de establecer unos hábitos de estudio:
- Lugar
- Material
- Horario
- Condiciones Físicas

1º Lugar de trabajo: en la medida de nuestras posibilidades, deberíamos proporcionarles a los niños un espacio tranquilo (sin distracciones ni interrupciones), cómodo (mesa y silla adecuadas, ni muy cómodas, ni muy duras, que les permitan una posición ergonómica), bien aireado, con buena iluminación, ordenado y estable (es decir, que sea siempre el mismo sitio).

2º Material: El niño debe tener a su alcance todo el material necesario para trabajar o estudiar, pero sólo el que sea imprescindible, para evitar distracciones.
Estaría bien inculcar en los niños el cuidado de todos los materiales: libros, cuadernos, bolis, etc. son sus instrumentos de trabajo, sirven de ayuda. 
Podemos utilizarlo como elemento motivador, trabajamos mejor cuando tenemos los materiales limpios y bien cuidados. Además forman parte de la imagen que damos al mundo, cuando llevamos las cosas sucias y rotas parecemos descuidados, desaliñados...

3º Horario: Sería conveniente fijar un horario para hacer los deberes. En las primeras etapas este horario lo marcan los padres, teniendo en cuenta las necesidades familiares. A medida que los niños crezcan podemos favorecer su autonomía y que ellos mismos elaboren su propio horario, de acuerdo con sus preferencias y necesidades.
Los principales requisitos de un horario para que favorezca el establecimiento de un hábito de estudio es que sea estable y equilibrado. Estable a lo largo del tiempo y con una distribución equitativa de las distintas tareas.

4º Condiciones físicas: Para que un niño se enfrente adecuadamente a una sesión de estudio debe tener unas condisiones físicas correctas:
- Debe estar descansado, esto se consigue con un buen sueño reparador por la noche y también con un ocio adecuado.
- Debería tener una buena alimentación, puesto que repercute tanto en el descanso como en la capacidad para concentrarse y trabajar bien.
- El deporte es otro factor que tembién nos puede ayudar al estudio, ya que les permite desestresarse (siempre que la exigencia sea razonable) y "cargar las pilas".



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada